El día 19 de enero se celebró la Mesa Sectorial de Sanidad, y se debatieron los siguientes puntos con respecto al Hospital Isabel Zendal:

  • El traslado forzoso y bajo presión con penalizaciones impuestas por la Administración a los profesionales. Si no aceptan ir al Hospital Isabel Zendal, los contratos se ven rescindidos.
  • Muchos de los llamados “contratos Covid” no son utilizados para la atención de esta pandemia exclusivamente, existiendo muchísimos contratos que lo que hacen es cubrir las carencias estructurales de plantillas.
  • Se están desplazando a profesionales que prestan sus servicios en los hospitales para acudir al Hospital Isabel Zendal, lo que ocasiona falta de asistencia a pacientes en sus hospitales de origen. 
  • Los sindicatos se han posicionado «en contra de la necesidad de este nuevo hospital, no por entender que no sea necesario aumentar las camas hospitalarias, sino por el momento, el elevado coste, la oportunidad perdida para invertir ese dinero en reforzar la Atención Primaria, contratación de rastreadores, apertura de camas instaladas no funcionantes o habilitar todos los espacios cerrados de algunos hospitales.»
  • Se ha exigido dotar a este hospital de plantilla propia o, si se desplazase plantilla de los hospitales, que se sustituyeran todos y cada uno de los desplazados.
  • Se solicita que, desde la Dirección General de RRHH, se retire «de forma inmediata la orden trasladada a las gerencias y poner en marcha un proceso urgente de traslados voluntarios basados en ofertas imaginativas y motivadoras, incluyendo la oferta de nuevo empleo directo para cubrir estas plazas.» Se propone tratar los incentivos y las ofertas en mesa sectorial. 

El turno de palabra pasó a la Directora General de RRHH y el Viceconsejero, Juan González Armengol. La directora general comunica que el hospital Zendal es referencia para la atención al Covid, y por haber refuerzo de contrataciones para Covid, estos deben prestar servicio allá donde se presta esta actividad. Se incidió en que «la regulación y norma nos permite de forma excepcional tomar las decisiones que se están tomando.» También se reconoce que en los contratos Covid, no todos obedecen a esta enfermedad y son contrataciones de necesidades estructurales

Se insiste en que la Dirección general de RRHH debe aplicar una política basada en el premio, la motivación, nunca en el castigo y la represión. La Directora General no acepta el término represión, pues comunica que hay renuncias voluntarias al contrato y en esas renuncias se está originando picaresca.

Finalmente, después de dos horas de reunión, todas las Organizaciones Sindicales han ratificado en sus peticiones, pero creen necesario tratar de nuevo estos puntos en las mesas específicas futuras sobre el Hospital Zendal.