Hoy, 22 de febrero, es el Día Mundial de la Encefalitis, una enfermedad poco común que inflama el cerebro, normalmente debido a infecciones o virus.

La mayoría de las personas con encefalitis viral tienen síntomas leves similares a los de la gripe o un fuerte resfriado, como son dolores de cabeza y musculares, fatiga, debilidad o fiebre. Ocasionalmente, los síntomas pueden agravarse hasta provocar convulsiones, pérdida de sensibilidad o parálisis en ciertas zonas del rostro o cuerpo, problemas con el habla o la audición o pérdida de conciencia (incluyendo el coma).

Es difícil saber cómo afectará la encefalitis a cada individuo, por lo que la prevención, el diagnóstico temprano y los tratamientos oportunos son muy importantes.