El Servicio Andaluz de Salud (SAS) ha desarrollado el proyecto Huella de Energía, donde un millar de profesionales sanitarios de Andalucía se están formado en el uso y la optimización de la última tecnología de diagnóstico de tomografía computarizada. Este proyecto, pionero en Europa, tiene como objetivo que la sanidad pública andaluza disponga de la mejor información diagnóstica por imagen que la tecnología actual pueda ofrecer, con la mayor seguridad para el paciente y dentro de un proyecto de desarrollo sostenible.

Para alcanzar este objetivo, el pasado julio de 2020 se iniciaron las instalaciones de nuevos equipos de tomografía computarizada (TAC), de los que, actualmente, hay 53 a disposición de los pacientes. Para aprovechar al máximo las posibilidades de estos equipos, se ha dado una especial relevancia a la formación de los profesionales, que alcanza de forma muy específica a los Técnicos Especialistas en Diagnóstico por Imagen.

En la actualidad, más de 1100 profesionales se encuentran en algún punto del itinerario formativo en el marco de este proyecto, que se ejecuta a través de un contrato de disponibilidad global en Andalucía que se extiende durante ocho años.

Puedes obtener más información al respecto a través de este enlace.