El pasado 4 de Noviembre tenía lugar la Mesa Sectorial del Servicio Madrileño de Salud, donde se trataron los siguientes puntos:

  1. Se presentó el proyecto del nuevo Hospital Isabel Zendal.

Este hospital se ubica en la ciudad de la justicia junto al Instituto de Medicina Legal. Es un hospital versátil, adaptable a las necesidades asistenciales con posibilidad de sectorizarse, aunque la idea principal es que sea aplicado para tratar la pandemia de COVID-19 y otras posibles crisis sanitarias. Cuenta con UCIS, Unidades de Cuidados Intermedios y cada Unidad de Enfermería tiene 48 camas. Tiene salas de radiología y equipos portátiles. También cuenta con una zona reservada para laboratorio y salas de procedimiento/curas, pero no con quirófanos.

Pese a agradecer la presentación, se manifiesta la oposición ante este proyecto, pues se considera que, en estos momentos, dicha infraestructura y la inversión que supondría se tendría que hacer en lugar de potenciar la contratación de refuerzos para atención primaria, rastreadores, personal para los hospitales, SUMMA 112, etc, algo que, actualmente, es prioritario.

2. Presentación del procedimiento de adscripción de profesionales.

Se envió una propuesta de adscripción de personal para afrontar la COVID-19, donde se hablaba de personal voluntario y de movilidad forzosa, pues se requiere personal para módulos, parte de UCI y cuidados intermedios, lo que también afectaría a la UCR, el Hospital de Alorcón y Fuenlabrada. Ante esta propuesta se ha manifestado un gran rechazo, ya que se considera primordial determinar los servicios que los profesionales pueden prestar al hospital sin que estos afecten a su funcionamiento antes que aplicar la dicha movilidad.

En caso de no existir suficientes voluntarios para el traslado a este hospital se plantea una adscripción forzosa aplicando el Real Decreto Ley 29/2020, para lo que, nuevamente, hubo gran oposición, pues se estima necesario dotar al recinto de personal propio y no desplazar a profesionales de sus actuales hospitales. La Administración propone iniciar el procedimiento voluntario, y decreta que se creará una especie de «bolsa» para tal fin.

Se especificó que, antes de llevar a cabo este proceso, se requería asegurar la retribución de los profesionales y sus turnos, para lo que la Administración aseguró que la adscripción sería temporal con respeto a las retribuciones, salvo las variables, que serían las que se derivaran de la prestación en el nuevo hospital. El personal voluntario podría retornar a su centro de origen cuando lo deseara en las mismas condiciones que poseía antes del desplazamiento.