La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, sustituyó a principio de año a la Dirección de Profesionales y de Enfermería de la Agencia Sanitaria Hospital Alto Guadalquivir hecho que ha repercutido en contra de los derechos de sus profesionales.

Por un lado, la falta de procesos de oferta pública de empleo hace que la mayor parte de la plantilla sea eventual lo que provoca una precariedad y desprotección de los trabajadores de esta empresa. Ante la situación que se está viviendo provocada por la pandemia del coronavirus y a pesar del incremento de la demanda de personal sanitario, se están evitando los contratos de larga duración, siendo los mayoritarios de no más de un mes de duración.

Debido a este cambio en la contratación y ante una plantilla joven, en su mayoría femenina, se está consiguiendo:

  • Reducir a la mitad la concesión de reducciones de jornada por cuidado de hijos (la Junta de Andalucía no considera esta solicitud hasta quince días después del comienzo del contrato).
  • Se evita conceder vacaciones sustituibles a sus trabajadores ya que con las contrataciones por meses, los trabajadores disponen de dos días y medio por mes trabajado que además la ASHAG no les deja elegir.

Desde FATE y otras organizaciones sindicales se critica este cambio de actitud y se lamenta este atentado contra la conciliación familiar y laboral, y en especial contra la mujer trabajadora con hijos, que consideramos es el perfil de sanitarios más castigado por las medidas tomadas por parte de la Junta de Andalucía.