El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha implantado un nuevo sistema para acceder a consultas externas. Se trata de una máquina que da un número aleatorio que aparece en pantalla. Sin posibilidad de preguntar a ningún profesional sanitario y sin poder controlar el número de personas que anteceden, propiciando una mayor desinformación para el paciente. Una vez más nos distanciamos del enfermo. En definitiva, se trata un sistema impersonal y carente de trato humano.

Está claro que todos los sectores de la actividad del ser humano sufren un proceso de cambio y transformación debido al avance científico y tecnológico, y el sector sanitario no iba a ser menos. Resulta de vital importancia el avance de la medicina, pero no menos importante es la relación con el enfermo y sus familiares.

Sin duda los pacientes necesitan una asistencia sanitaria más cercana y poder recibir un trato digno y más humano. No caigamos en la deshumanización de la sanidad, hagamos algo al respecto y dejemos de ver a los pacientes como cifras. Cambiemos el enfoque de la asistencia sanitaria, reorganicemos el sistema y pongamos al paciente en primer lugar.

No olvidemos la auténtica esencia de un sistema sanitario: que sea un servicio gestionado por personas y orientado a otras personas. La humanización debe ser, por tanto, una prioridad de los distintos servicios de salud.